El Ojo del Huracán 

Ahora mismo hay muchos en el cuerpo de Cristo que están siendo fuertemente bombardeados por el enemigo. Esto es debido a que están a punto de subir a niveles mayores en el Señor. 

La semana pasada como a las 3 a.m. me levanté de un profundo sueño. De repente tuve una visión de un gran grupo de gente mirando hacia un reloj cronómetro y aplaudían animados. Recuerdo ver los segundos bajar como 7,6,5,4,3, etc.  El grupo de gente me recordó a la gran nube de testigos que continuamente nos rodea, que se habla en Hebreos 12:1. 

Mientras meditaba en el sueño no pude evitar volverme a dormir. En eso tuve un sueño muy significativo. 

En el sueño escuché al Señor decir, “Mantente en el ojo del huracán, mantente en el ojo del huracán.” Todos estábamos dentro de un edificio hecho de ventanales de vidrio. Podía ver el viento huracanado cuando escuché al Señor hablar otra vez, “NO TE PREOCUPES, ESTAS PAREDES DE VIDRIO SON A PRUEBA DE DE HURACÁN.”

El Señor me ha estado insistiendo con este tema. Quizás sea porque cuando estamos pasando por pruebas necesitamos su seguridad para atravesar confiadamente. Mantente en su reposo a través de la alabanza, la oración y la confianza en Él. Pronto lo que Él habló se va a manifestar (el reloj cronómetro está a punto de llegar a cero segundos). Mayores niveles de gloria están a punto de serderramados sobre muchos en este tiempo. No permitas que la tormenta te intimide, todo lo contrario, ve y escóndete en el Señor donde estarás seguro. Muy pronto el Señor vendrá y girará tus circunstancias, destruyendo justamente aquello que en tu situación no ha querido ceder.  

“Presuroso volaría a mi refugio, para librarme del viento borrascoso y de la tempestad.”

‭‭Salmos‬ ‭55:8‬ ‭NVI‬‬

Vengo del caribe lo que significa que he sido testigo de la fuerza de un huracán. Lo que sé sobre estas poderosa formaciones de la naturaleza es que justo en el centro de la tormenta hay un espacio de Paz (El Ojo). Claro está, si alguna vez atestiguas una tormenta de estas en lo natural y vez que entra una quietud repentina; no salgas porque ciertamente va a comenzar otra vez y con furia. Pero, volviendo al tema, lo que quiero decir aquí es que te mantengas debajo de la sombra del Omnipotente hasta que pase la tormenta. Quizás estés sintiendo los embates y sacudidas pero créeme, eso no se compara con estar afuera.

 “El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso. Yo le digo al Señor: «Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confío.» Sólo él puede librarte de las trampas del cazador y de mortíferas plagas, pues te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte! Ya que has puesto al Señor por tu refugio, al Altísimo por tu protección, ningún mal habrá de sobrevenirte, ninguna calamidad llegará a tu hogar.”

‭‭Salmos‬ ‭91:1-4, 9-10‬ ‭NVI‬‬

Mantente en el Ojo del Huracán…

Recibe esta palabra en el temor del Señor. 

Bendiciones!

Jireh Gerch

Sigue a Prophetic Writing en Facebook

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s